AZ Alert | Modificación Norma Técnica Operación Unidades Eléctricas GNL

Cambios buscan promover mejor uso de reglas sobre inflexibilidad del recurso energético.

En uso de sus facultades, la Comisión Nacional de Energía (“CNE”) resolvió en octubre de 2020, constituir un Comité Consultivo de Expertos con el fin de llevar a cabo el procedimiento normativo para modificar la NTGNL, cuya versión vigente data de 2019, tema polémico en la agenda de la industria eléctrica en el último tiempo. Esto, luego que meses antes en 2020, el TDLC declarara inadmisible la solicitud de un grupo de empresas eléctricas para pronunciarse respecto de la compatibilidad de la referida condición de inflexibilidad con las normas de defensa de la libre competencia.

El origen de la “condición de inflexibilidad” y su normativa posterior, lo podemos encontrar en un caso de discrepancia presentado ante el Panel de Expertos el año 2011 (Discrepancia Codelco et al, Nº 3-2011), el que se tradujo en la implementación de acuerdos sobre la materia, adoptados en su momento por los CDEC de cada sistema eléctrico de la época. Luego, esta regulación interna de los mercados eléctricos pasará en definitiva a ser el puntapié inicial para la dictación de la regulación administrativa de aplicación general denominada “Norma Técnica para la programación y coordinación de la operación de unidades que utilicen GNL regasificado” (NTGNL), aprobada originalmente por Resolución Exenta Nº 638 de la CNE de 2016 y posteriormente modificada en un proceso previo mediante Resolución Exenta Nº 376 de la CNE del 21/06/19.

La principal diferencia entre el criterio adoptado originalmente por los CDEC y la NTGNL, es que esta última incluyó un elemento subjetivo al diferenciar la condición de suministro de cada contrato informado por los generadores, como flexible o inflexible.

El tema despertó un intenso debate en la actualidad, atendida la diferencia de intereses entre los generadores que se consideran arbitrariamente perjudicados por esta normativa (mayoritariamente nuevos productores de energías renovables) y los generadores que aún mantienen centrales a gas.

Los principales argumentos a favor de mantener la regla de la “inflexibilidad” se pueden resumir en las siguientes:

  1. El GNL es un importante factor de flexibilidad para el sistema, permitiendo afrontar la variabilidad hídrica y de los medios renovables, así como la derivada de los retrasos en el plan de obras.
  2. Alternativa eficiente para avanzar en la transición energética, haciendo posible el retiro programado de unidades carboneras con suficiente base de generación segura y flexible.
  3. Su uso permite disminuir los costos operacionales y marginales del sistema.
  4. Su eliminación afectaría en forma injustificada decisiones de inversión de largo plazo adoptadas oportunamente por entidades participantes del sistema eléctrico y asumiendo riesgos que eran necesarios para la estabilidad y continuidad del mismo en un contexto diferente al actual, atendidas las características particulares de rigidez del mercado de GNL y la inexistencia de un mercado secundario profundo en Chile.

Por el contrario, los principales argumentos en contra de la regla de la “inflexibilidad” son las siguientes:

  1. Hay una transferencia arbitraria de los riesgos comerciales asociados a la contratación de GNL, a los demás participantes del mercado eléctrico.
  2. Afecta la libre competencia de generación eléctrica y entrega mala señal de inversión a nuevos agentes del mercado por la reducción del costo marginal.
  3. Disminuye la operación flexible del sistema.
  4. El combustible debiera recibir mismo tratamiento de cualquier otro en que riesgo de suministro lo asume el generador y no todo el sistema.
  5. La información debiera tener carácter de pública para permitir transparencia.

Todo intento por mejorar una regulación y evitar burocracias innecesarias es loable, así como limitar el uso indebido de beneficios entregados por la ley, pero resultaría contraproducente eliminar un mecanismo que permite viabilizar el uso razonable de un combustible que ha servido positivamente al bien social y del sistema eléctrico con riesgos e inversiones asumidas en momentos que eran imprescindibles para mantener la seguridad y viabilidad del sistema eléctrico.

No vemos diferencia en el peso de este criterio, con el de estar en contra de una regla porque, al no haber efectuado las inversiones ni tener el tamaño de otras que llegaron antes y sí lo hicieron para tener diversas tecnologías de generación, hoy no se está en posición de beneficiarse de tal regla.

La pregunta acertada en esta instancia es cuestionarse cuál sería el plazo justificable para viabilizar las inversiones asumidas. ¿Por cuánto tiempo es válido mantener la regla excepcional?

Este es un factor a tener especialmente en cuenta, si tenemos en consideración que la estructura contractual de largo plazo y con compromisos de tipo “take or pay” es un mecanismo de general aplicación para el desarrollo y financiamiento de proyectos intensivos en inversiones de capital. ¿Esperaremos a que ocurra una discusión similar respecto de proyectos de hidrógeno verde por ejemplo, o mejor nos anticipamos?

En el marco del proceso de cambio normativo, la CNE presentó una propuesta de modificaciones a la NTGNL en enero de 2021, cuyos pilares se pueden resumir a continuación:

Bases y Principios

La propuesta, reconoce que el suministro de GNL intrínsecamente presenta restricciones logísticas, que el mercado secundario en Chile es muy limitado y que es una tecnología clave en la transición del mercado de generación, presentando compatibilidades con las ERV, y en que la inflexibilidad constituye una excepcionalidad de último recurso.

A su vez, los principios que la inspiran apuntan a que las decisiones comerciales de los agentes del mercado no deben alterar el sistema marginalista basado en costos auditados, que entregue una solución efectiva y coherente con la regulación vigente, para preservar una operación segura y a mínimo costo, y que sea adecuada para la transición energética.

Estudio GNL y antecedentes

La propuesta se fundamenta en la elaboración de un “Estudio de Proyección de Generación de Unidades GNL”, que debe elaborar el CEN anualmente y para un horizonte de 5 años, sobre la generación esperada de las unidades existentes y en construcción, el cual tendrá carácter vinculante para los efectos de la inflexibilidad, determinando volúmenes máximos de GNL por empresa que serán susceptibles de ser declarados en tal condición.

Se considerarán como elementos de “input” para la elaboración del Informe GNL: el plan de obras de generación con los proyectos que han sido declarados en construcción informado por la CNE; el plan de retiro de centrales a carbón; catastro de todas las unidades GNL; plan de obras de transmisión; la estadística hidrológicas de los últimos 15 años previos; el plan de mantenimiento mayor del CEN; los costos de combustibles; la cantidad de GN argentino; y los volúmenes considerados en los contratos de suministro de GNL informados.

Tratamiento de Inflexibilidad

Las generadoras tendrán la opción de nominar en su respectivo ADP una cantidad de naves menor o igual al volumen anticipado en el Estudio GNL, o bien una cantidad mayor al señalado en el Estudio GNL.

Sólo las generadoras que optaron por una cantidad menor o igual de GNL, que no provengan del mercado spot o de GN argentino y que además estén asociados a contratos que prevean cláusulas de flexibilización (i.e. Make-up; desviación o cancelaciones), tendrán la posibilidad que sus volúmenes puedan ser declarados en condición de inflexibilidad con posterioridad a la entrada en vigencia de la ley y sus reglamentos.

La propuesta considera que, si 42 días antes del próximo embarque de GNL se determina que el uso de gas proyectado (gas que se utilizaría considerando el factor de planta de los 2 meses anteriores) es superior al volumen de gas disponible, el suministro pasará a la nueva condición de “inflexibilidad evitable”, caso en el cual el CEN deberá utilizarlo como una restricción a la programación de la operación del sistema eléctrico, buscando operar al mínimo costo, usando una fracción de dicho volumen por cada semana.

Por otra parte, si 7 días antes del próximo embarque se mantiene la condición del GNL, cambia a estado de “inflexibilidad”, manteniendo la regulación de su tratamiento conforme a las regalas actualmente vigentes.

Calendario

La CNE prevé disponer de un borrador de la nueva normativa, comentado por los miembros de la Comité Consultivo de Expertos, a fines de marzo, para luego entregarlo en consulta pública durante el mes de abril de 2021.

Para más información, pueden contactar a nuestro equipo:

Cristián Araya | Director Energía/Proyectos/Sustentabilidad | caraya@az.cl

Antonio Rubilar | Asociado Senior | arubilar@az.cl

Gonzalo Bravo | Asociado | gbravo@az.cl